Página de inicio Comedero La importancia des heno las 24 horas del día Clientes contentos Pedidos Contacto
Natural Feeding
Bienvenido al sitio web de Natural Feeding
© Natural Feeding, Kleine Spekstraat 6, 3020 Winksele, Belgium

¿Por qué heno las 24

horas al día?

Dé a su caballo suficiente heno.

No nos cansaremos nunca de repetirlo: un caballo siempre necesita heno. Cólico, úlceras de estómago, aerofagia, balanceo,... No es sino la punta del iceberg de los problemas, pero los caballos podrían quedar desabastecidos si no son alimentados de la manera correcta.

Natural Feeding

Con Natural Feeding queremos alimentar a los caballos de una manera muy natural. Pero, ¿qué significa eso realmente? Los caballos viven en manadas grandes en la naturaleza, ¡y la mayor parte del día están ocupados... comiendo! De media, los caballos comen 15 horas al día, tanto de día como de noche. El resto de su tiempo lo dedican a dormir, deambular y jugar. Lo que llama la atención en las manadas grandes es que, a menudo, todos los caballos están haciendo lo mismo: o están comiendo, o están dormitando. Nunca yacerán durmiendo todos juntos porque hay algunos caballos que están vigilantes. En Natural Feeding queremos que el comportamiento natural de los caballos se extienda también a los caballos que están en la cuadra y/o en los paddocks, de manera que se imite el comportamiento alimenticio durante todo el día/noche. Sabiendo que los caballos comen, de media, 15 horas por día en su entorno natural, y que nuestros caballos, en la mayoría de los casos, reciben de media 4 horas de heno en la cuadra, será muy fácil comprender por qué algunos caballos no parecen estar muy felices.

El proceso digestivo del caballo

Ahora sabemos que un caballo, por naturaleza, come durante todo el día y que nunca come de una tacada grandes cantidades, dado que el estómago de un caballo es relativamente pequeño (unos 18 litros de capacidad). Un bocadito, un pasito hacia adelante, otra vez algo de comida, y otro pasito hacia adelante. El estómago y los intestinos de un caballo están adaptados a un patrón alimenticio lento pero continuo. Cuando un caballo mastica se forma saliva, la cual, a su vez, tiene una función en la digestión. La pared del estómago produce jugos gástricos las 24 horas del día, también cuando el caballo no come. El jugo gástrico es necesario para la digestión del alimento. Después de mezclarse en el estómago. son transportados a los intestinos. El estómago es protegido por una capa de mucosa, pero el jugo es tan potente que puede dañarse una capa teniendo como consecuencia úlceras de estómago. Los caballos, por naturaleza, producen de 40 a 60 litros de saliva, la cual es rica en bicarbonato sódico. Esta sustancia neutraliza el jugo gástrico. La comida desmenuzada llega al intestino delgado del caballo, el cual tiene una longitud de entre 21 y 25 metros. Las proteínas son convertidas en aminoácidos por los enzimas, que más tarde llegan a la sangre a través del intestino. A continuación, la masa alimenticia va al intestino ciego, el cual, con su metro de longitud y una capacidad de 30 litros, es muy grande. El intestino ciego tiene, prácticamente, la misma función que el pre-estómago en la vaca. Aquí, las paredes celulares vegetales son derribadas por las bacterias y transformadas en ácidos grasos. Estos son absorbidos y continúan en dirección hacia el hígado, donde son convertidos en glucosa. La glucosa es quemada o almacenada en el cuerpo para su posterior uso. Ahora, el alimento - que, entretanto, es molido y empapado con agua - llega al intestino delgado. En el intestino grueso hay una colonia inmensa de bacterias que consumen las fibras y otros componentes nutricionales. Las sustancias alimenticias son absorbidas por el flujo sanguíneo a través de la pared del intestino grueso. Aquí también se absorbe el agua. El intestino grueso tiene una longitud de aproximadamente 7 a 9 metros. Finalmente, está el recto, donde se forman las bolas de estiércol antes de que prosigan su camino hacia el conducto del ano.

¡Heno, heno, heno!

Un caballo mastica aproximadamente 40 minutos para triturar 1 kg de heno. En ese tiempo se producen nada más y nada menos que 3,5 litros de saliva. En el caso de pienso concentrado, el caballo solamente tiene que masticar 10 minutos para comer 1 kg de alimento, ¡pero se produce 1 litro de saliva! En cambio, el forraje es mezclado con mucha más humedad/saliva y engullido después en el pienso concentrado. Y es precisamente esa saliva la que es importante para un buen equilibrio del pH en el estómago. Sin embargo, todo el proceso de digestión debe ser adecuado desde el principio, y eso significa que un caballo necesita forraje de mucha calidad. Es muy sencillo: ¡heno, heno, heno!

15 kg de heno en el comedero de Natural Feeding

Un caballo de 500 kg comerá por día 12,5 kg de heno de media. Uno come algo más que el otro. Sin embargo, lo más importante es que su caballo tenga a su disposición heno las 24 horas del día. Dependiendo de la estación, los caballos comen más o menos heno. Por ejemplo, en el otoño se comerá más heno para prepararse para el invierno. En la primavera se jugará y deambulará más. No se asuste si su caballo consume al principio todo aquello contenido en el comedero. Sin embargo, es habitual que se coman todo en lugar de tener que esperar horas a la siguiente ración. Si usted rellena de manera constante el recipiente, entonces, el caballo, después de un tiempo, entenderá que siempre habrá heno disponible. Empezará a comer con más calma y a hacerlo durante todo el día. ¡Y es precisamente el efecto slow feeding el que queremos conseguir! Con el comedero de Natural Feeding un caballo puede comer en su posición natural: con la cabeza hacia abajo.  La mayoría de los pesebres para heno que conocemos están colgados en una posición elevada contra la pared. El problema con ello es que la sustancia cae hacia abajo, precisamente en las fosas nasales del caballo. Cuando un caballo come del comedero de Natural Feeding, entonces, la gran ventaja es que se puede limpiar la propia tráquea ya que la sustancia y las partes irritantes salen fácilmente. Sin embargo, la cabeza siempre está en posición hacia abajo cuando el caballo come. En cambio, en posición más elevada las partículas de la sustancia son inhaladas y deben ser esputadas otra vez. Las redes de heno y los recipientes con soportes sirven para prolongar el tiempo de alimentación de un caballo... Sin embargo, los caballos que deben comer de ahí terminan, a menudo, frustrados. Además, las redes de heno son sumamente peligrosas para la vida. Dado que el caballo debe tomar el heno constantemente desde un ángulo «desconocido», los músculos cervicales y del cuello se cargan de una manera antinatural. En la práctica, los veterinarios también encuentran caballos con problemas dentales debidos al uso de redes de heno y los denominados slow feeders. Se quedan enganchados dentro o arrastran sus dientes o afilan sus dientes en los soportes. Con el slow feeding el objetivo no es que su caballo tenga más dificultades para comer, sino que tenga 24 horas al día heno, por lo que, automáticamente, comerá de manera más lenta. No solamente el contacto social y el movimiento, sino también una toma suficiente de forraje, son de una importancia crucial para la salud de su caballo.

Ahorre de media un 30% de heno gracias al comedero de

Natural Feeding

Usted puede colocar simplemente el heno en el suelo, pero es sabido que un caballo no siempre está limpio. Bien al estercolar u orinar, o al arrastrar el heno con sus patas delanteras abiertas, esparcen el hielo en muy poco tiempo por toda la cuadra. No es lo más deseable si se tiene que estercolar la cuadra el día siguiente... ¡También aquí es la solución nuestro comedero! Todo el heno se encuentra ordenado en el comedero y el caballo ya no puede hacer un movimiento oscilatorio para tirar fuera todo el contenido.  
La importancia des heno las 24 horas del día
Site Menu
Natural Feeding
Welkom op de website van Natural Feeding
© Natural Feeding, Kleine Spekstraat 6, 3020 Winksele, Belgium

¿Por qué heno las

24 horas al día?

Dé a su caballo suficiente heno.

No nos cansaremos nunca de repetirlo: un caballo siempre necesita heno. Cólico, úlceras de estómago, aerofagia, balanceo,... No es sino la punta del iceberg de los problemas, pero los caballos podrían quedar desabastecidos si no son alimentados de la manera correcta.

Natural Feeding

Con Natural Feeding queremos alimentar a los caballos de una manera muy natural. Pero, ¿qué significa eso realmente? Los caballos viven en manadas grandes en la naturaleza, ¡y la mayor parte del día están ocupados... comiendo! De media, los caballos comen 15 horas al día, tanto de día como de noche. El resto de su tiempo lo dedican a dormir, deambular y jugar. Lo que llama la atención en las manadas grandes es que, a menudo, todos los caballos están haciendo lo mismo: o están comiendo, o están dormitando. Nunca yacerán durmiendo todos juntos porque hay algunos caballos que están vigilantes. En Natural Feeding queremos que el comportamiento natural de los caballos se extienda también a los caballos que están en la cuadra y/o en los paddocks, de manera que se imite el comportamiento alimenticio durante todo el día/noche. Sabiendo que los caballos comen, de media, 15 horas por día en su entorno natural, y que nuestros caballos, en la mayoría de los casos, reciben de media 4 horas de heno en la cuadra, será muy fácil comprender por qué algunos caballos no parecen estar muy felices.

El proceso digestivo del caballo

Ahora sabemos que un caballo, por naturaleza, come durante todo el día y que nunca come de una tacada grandes cantidades, dado que el estómago de un caballo es relativamente pequeño (unos 18 litros de capacidad). Un bocadito, un pasito hacia adelante, otra vez algo de comida, y otro pasito hacia adelante. El estómago y los intestinos de un caballo están adaptados a un patrón alimenticio lento pero continuo. Cuando un caballo mastica se forma saliva, la cual, a su vez, tiene una función en la digestión. La pared del estómago produce jugos gástricos las 24 horas del día, también cuando el caballo no come. El jugo gástrico es necesario para la digestión del alimento. Después de mezclarse en el estómago. son transportados a los intestinos. El estómago es protegido por una capa de mucosa, pero el jugo es tan potente que puede dañarse una capa teniendo como consecuencia úlceras de estómago. Los caballos, por naturaleza, producen de 40 a 60 litros de saliva, la cual es rica en bicarbonato sódico. Esta sustancia neutraliza el jugo gástrico. La comida desmenuzada llega al intestino delgado del caballo, el cual tiene una longitud de entre 21 y 25 metros. Las proteínas son convertidas en aminoácidos por los enzimas, que más tarde llegan a la sangre a través del intestino. A continuación, la masa alimenticia va al intestino ciego, el cual, con su metro de longitud y una capacidad de 30 litros, es muy grande. El intestino ciego tiene, prácticamente, la misma función que el pre-estómago en la vaca. Aquí, las paredes celulares vegetales son derribadas por las bacterias y transformadas en ácidos grasos. Estos son absorbidos y continúan en dirección hacia el hígado, donde son convertidos en glucosa. La glucosa es quemada o almacenada en el cuerpo para su posterior uso. Ahora, el alimento - que, entretanto, es molido y empapado con agua - llega al intestino delgado. En el intestino grueso hay una colonia inmensa de bacterias que consumen las fibras y otros componentes nutricionales. Las sustancias alimenticias son absorbidas por el flujo sanguíneo a través de la pared del intestino grueso. Aquí también se absorbe el agua. El intestino grueso tiene una longitud de aproximadamente 7 a 9 metros. Finalmente, está el recto, donde se forman las bolas de estiércol antes de que prosigan su camino hacia el conducto del ano.

¡Heno, heno, heno!

Un caballo mastica aproximadamente 40 minutos para triturar 1 kg de heno. En ese tiempo se producen nada más y nada menos que 3,5 litros de saliva. En el caso de pienso concentrado, el caballo solamente tiene que masticar 10 minutos para comer 1 kg de alimento, ¡pero se produce 1 litro de saliva! En cambio, el forraje es mezclado con mucha más humedad/saliva y engullido después en el pienso concentrado. Y es precisamente esa saliva la que es importante para un buen equilibrio del pH en el estómago. Sin embargo, todo el proceso de digestión debe ser adecuado desde el principio, y eso significa que un caballo necesita forraje de mucha calidad. Es muy sencillo: ¡heno, heno, heno!

15 kg de heno en el comedero de

Natural Feeding

Un caballo de 500 kg comerá por día 12,5 kg de heno de media. Uno come algo más que el otro. Sin embargo, lo más importante es que su caballo tenga a su disposición heno las 24 horas del día. Dependiendo de la estación, los caballos comen más o menos heno. Por ejemplo, en el otoño se comerá más heno para prepararse para el invierno. En la primavera se jugará y deambulará más. No se asuste si su caballo consume al principio todo aquello contenido en el comedero. Sin embargo, es habitual que se coman todo en lugar de tener que esperar horas a la siguiente ración. Si usted rellena de manera constante el recipiente, entonces, el caballo, después de un tiempo, entenderá que siempre habrá heno disponible. Empezará a comer con más calma y a hacerlo durante todo el día. ¡Y es precisamente el efecto slow feeding el que queremos conseguir! Con el comedero de Natural Feeding un caballo puede comer en su posición natural: con la cabeza hacia abajo. La mayoría de los pesebres para heno que conocemos están colgados en una posición elevada contra la pared. El problema con ello es que la sustancia cae hacia abajo, precisamente en las fosas nasales del caballo. Cuando un caballo come del comedero de Natural Feeding, entonces, la gran ventaja es que se puede limpiar la propia tráquea ya que la sustancia y las partes irritantes salen fácilmente. Sin embargo, la cabeza siempre está en posición hacia abajo cuando el caballo come. En cambio, en posición más elevada las partículas de la sustancia son inhaladas y deben ser esputadas otra vez. Las redes de heno y los recipientes con soportes sirven para prolongar el tiempo de alimentación de un caballo... Sin embargo, los caballos que deben comer de ahí terminan, a menudo, frustrados. Además, las redes de heno son sumamente peligrosas para la vida. Dado que el caballo debe tomar el heno constantemente desde un ángulo «desconocido», los músculos cervicales y del cuello se cargan de una manera antinatural. En la práctica, los veterinarios también encuentran caballos con problemas dentales debidos al uso de redes de heno y los denominados slow feeders. Se quedan enganchados dentro o arrastran sus dientes o afilan sus dientes en los soportes. Con el slow feeding el objetivo no es que su caballo tenga más dificultades para comer, sino que tenga 24 horas al día heno, por lo que, automáticamente, comerá de manera más lenta. No solamente el contacto social y el movimiento, sino también una toma suficiente de forraje, son de una importancia crucial para la salud de su caballo.

Ahorre de media un 30% de heno

gracias al comedero de

Natural Feeding

Usted puede colocar simplemente el heno en el suelo, pero es sabido que un caballo no siempre está limpio. Bien al estercolar u orinar, o al arrastrar el heno con sus patas delanteras abiertas, esparcen el hielo en muy poco tiempo por toda la cuadra. No es lo más deseable si se tiene que estercolar la cuadra el día siguiente... ¡También aquí es la solución nuestro comedero! Todo el heno se encuentra ordenado en el comedero y el caballo ya no puede hacer un movimiento oscilatorio para tirar fuera todo el contenido.